You are here

Friday, August 16, 2013 - 00:00

viejo oeste

El salvaje oeste, época en la que el gobierno estadounidense amplió sus fronteras a golpe de batalla contra indios y mexicanos, es uno de los fetiches del cine universal: es el único momento histórico que tiene su propio género cinematográfico, el Western, que ha dado joyas como Sin Perdón, Centauros del Desierto, Rio Bravo... y que ha lanzado al estrellato a actores como John Ford, John Wayne o Clint Eastwood. No es de extrañar que el viejo oeste seduzca tanto a público y productores, pues tras él se esconden algunos de los héroes, tradiciones, mitos e historias más fascinantes. Te contamos cinco de ellos:

Los cowboys: la figura del vaquero o cowboy es la encarnación viva de la conquista del oeste. Estos aventureros y experimentados jinetes se dedicaban a transportar el ganado desde la recién conquistada Texas al norte del país por peligrosas rutas en las que los asaltos de bandidos y las peleas en salones estaban a la orden del día.

La comida tex-mex: Mientras que mexicanos y estadounidenses se convertían en enemigos acérrimos durante esta época, las gastronomías de unos y otros, curiosamente, comenzaron a confraternizar. Los mexicanos que quedaban en territorio conquistado fueron adoptando la tradición culinaria a la de los nuevos habitantes de sus tierras, los americanos, y así surgió uno de los tipos de comida más populares en la actualidad, la tex-mex, cuyo nombre proviene de los territorios Texas y México, respectivamente. Si te apetece disfrutar de este rico (¡y picante!) tipo de comida, no dudes en pasar por La Cantina de los Bandidos en tu visita a Parque Warner.

Toro Sentado: líder de los Sioux, Toro Sentado es uno de los personajes más heroicos del antiguo oeste, que consiguió agrupar a cerca de 15000 indios de diferentes tribus (cheyennes, arapajos, sans...) para enfrentarse al poderoso ejército norteamericano en la batalla de Little Big Horn. Ese combate supuso la mayor derrota de las fuerzas militares estadounidenses en toda la historia de la conquista fronteriza.

Los trenes... y los asaltos: El símbolo del progreso y la prosperidad en el viejo oeste fue el ferrocarril, que permitió tanto acercar recursos hacia la frontera para continuar la conquista como permitir el auge de las ciudades de interior, ahora mejor comunicadas. Fue, sin embargo, objeto de muchos asaltos tanto de indios como de bandidos, que han dado lugar a grandes películas como El tren de las 3:10 o El primer gran asalto al tren. En Parque Warner, los trenes de esta época han sido la inspiración para crear Coaster-Express, la montaña rusa de madera más alta de Europa.

Billy el Niño: los cowboys que descubrieron que se ganaba más dinero gracias al robo y al asesinato que trabajando con el ganado se convirtieron en forajidos, pesadilla de sheriffs y vaqueros. Entre todos ellos, el más conocido fue Billy el Niño: este habilidoso pistolero fue el tormento de la ley en aquella época, dejando, tras su corta vida, varias fugas de prisión y 21 posibles asesinatos. Su vida ha inspirado decenas de películas.