Está aqui

Quinta, Outubro 28, 2010 - 00:00

¿Nunca habeis pensado como se crea un pasaje del terror? ¿No os habeis preguntado qué mentes maníacas crean una nueva experiencia para hacer gritar de terror y pánico a todos los visitantes? En esta actualización te damos la respuesta. Crear, idear, modificar y poner en marcha un pasaje del terror no es fácil. Para comenzar a estas instalaciones terroríficas se les denomina Walk-through. ¿Por que? Es muy sencillo. Esta palabra significa recorrido a pie. La clave para hacer de un pasaje del terror un éxito es intimidar al público con escenas alarmantes, ruidos inquietantes y pasillos largos, rectos y estrechos. También puede jugarse mucho con los laberintos de Zig-Zags y con cortinas, paredes y esquinas. ¡Y por supuesto la actuación de los actores! ¡De cualquier lugar puede salirte algo o alguien!

En primer lugar, en el caso del Túnel de Elm Street, se tiene que asignar un lugar para representarlo. En Parque Warner se decidió representar en la zona del Oeste, pasando justo por la derecha de nuestra tienda West Photo, pudiendo hacer una zona de colas temporal en el patio adyacente. Es necesario un lugar oscuro, cubierto a poder ser, con un recorrido largo y lleno de rectas y curvas que se mezclen entre sí. Se esa forma se puede lograr conseguir una sensación de nervios en el público.

En segundo lugar se debe repartir el espacio del que se dispone. En nuestro caso no ha sido difícil ya que la zona es idónea para poder representar un espectáculo como éste. Se colocan nuevas paredes temporales, cortinas y nuevos obstáculos visuales que dificultan la visión periférica y se instalan máquinas de humo para degradar la vista general y conseguir que el público vea sólo determinadas partes.

Lo tercero para poder llevar a cabo la ejecución de una instalación como ésta es diseñar una historia. En este caso la historia gira en torno a la vida y los asesinatos de Freddy Kruegger, un sanguinario asesino que se aparece en sueños y al cual la gente respeta mucho. No sabemos si será por sus cuchillas... Realmente es un icono del cine de terror de todos los tiempos. Coincidiendo con el estreno mundial el pasado verano de Pesadilla en Elm Street: el origen, una nueva película de Warner Bros. se había encontrado la marca y la franquicia perfecta para crear un nuevo pasaje del terror. A partir de ese momento se crea una historia, dividida entre las salas que tendrá el recorrido.

Lo cuarto es la colocación de los personajes, que se repartirán por la zonas acorde a una temática o hilo argumental que servirá para representar alguna escena, bien creada originalmente, o adaptada de algún libro o película. En el caso de El túnel de Elm Street se han creado escenas nuevas, que no existen en la película pero también se han cogido muchos momentos inquietantes y terroríficos del film para que los personajes puedan darle vida y convertirlo en realidad. Al final de esta entrada puedes ver varias escenas de Pesadilla en Elm Street: El origen que han servido de inspiración para el nuevo túnel.

Por supuesto, durante todo el proceso creativo, los técnicos comprueban todos los equipos. Maquinas de humo, sistemas de iluminación, sistemas de audio y vídeo así como los sistemas de emergencias (Anti-incendios, salidas de emergencias) para que todo funcione correctamente y sin contratiempos.

Finalmente se realizan ensayos, tanto técnicos como artísticos y después un gran ensayo general con público para comprobar las opiniones y los sentimientos del público hacia la historia y la instalación, así como modificar determinados factores como la intensidad de las luces, el volumen del sonido, la frecuencia de las máquinas de humo o la frecuencia de paso entre los grupos.

Esperamos haberte despejado algunas dudas y que este reportaje te haya gustado tanto a ti leerlo como a nosotros contártelo. ¡Y recuerda! Si quieres ver el resultado y vivir tus propias pesadillas, el Túnel de Elm Street estará abierto el día 30 y 31 de Octubre y 1 de Noviembre en el Halloween de Parque Warner Madrid.